Emprendimiento

¿Qué es Inteligencia Social y porqué la necesitas?

Inteligencia Social

¡Bienvenidos a esta entrada! Si estás aquí significa que has llegado a la parte intermedia en la Academia de Liderazgo que tenemos para ti. Si te perdiste las entradas de fundamentos de liderazgo, no temas en empaparte del tema para que no llegues a este nivel intermedio en ceros, ¿me sigues?.

Aprenderemos el método «Manifiesto» que ha sido desarrollado por investigadores de la Universidad de Michigan, y el profesor Lucas Chávez-Alcorta con quien tomé este curso en Crehana para escribir esta nota quien lo vivió en primera persona en el MBA que realizó en la Berlin School of Creative Leadership.

En este post encontrarás:

📌Cerebro vs Corazón

📌Lo que Disney nos enseña

📌La pista de baile

📌¿Me oyen, me escuchan, me sienten?

📌Influencer, pero no de YouTube

📌Conclusiones

 

Cerebro vs Corazón

¿Sabías que estamos divididos entre nuestra mente racional y nuestra mente emocional? El hemisferio izquierdo, es encargado de la parte racional, lingüística y matemática, el hemisferio derecho está relacionado con lo no verbal, la expresión artística, la creatividad, el espíritu libre, las emociones y los impulsos. En entradas pasadas conocimos a Howard Gardner y Daniel Goleman, psicólogos que han escrito en múltiples obras teorías y análisis de las capacidades cognitivas y la teoría de las inteligencias múltiples.

¿Cómo nos relacionamos con más corazones y cerebros?

Todos estamos diseñados para conectar, ¿sabías que el sistema ferroviario de Tokio hace alrededor de 40 millones de viajes y recibe diariamente alrededor de 3 millones de personas?

Inteligencia Social

Nuestro cerebro está diseñado para conectar con más relaciones, cerebros y corazones que el metro de Tokio y para conectar como líder es esencial hacer uso de la inteligencia social. Pero, ¿Qué es Inteligencia social? La inteligencia social es la capacidad de comunicar y relacionarse con otros de forma empática y asertiva, aparte de conocerse a sí mismo y tener una buena gestión de emociones. Goleman, en su libro «Inteligencia Social» la detalla en 8 elementos:

  1. Empatía primordial: Saber identificar las emociones o expresiones de los demás.
  2. Sintonía: escucha activa al interlocutor y hacia uno mismo.
  3. Exactitud empática: Comprender las razones detrás de los sentimientos detectados en los demás o en uno mismo.
  4. Cognición social: hace referencia a entender las reglas de un grupo y cómo funciona dicha unidad.
  5. Sincronía: Capacidad de interpretar rápidamente los signos no verbales.
  6. Presentación personal: Poder transmitir la impresión adecuada a los demás, algunos lo identifican como carisma.
  7. La influencia: Generar confianza a través de una relación o impresión de otra persona.
  8. El interés de los demás: Que realmente te importen las personas y cultives las relaciones interpersonales o el resultado de dichas relaciones.

¿Qué buscamos con esto? No solo tener mejores relaciones interpersonales, para mantener una salud y cultura empresarial, sino también ejercer un liderazgo auténtico con inteligencia emocional y social.

Lo que Disney nos enseña

¿Sabías qué, la película de Disney Pixar «Inside Out»Intensamente» en español) recaudó 80 millones de dólares en el 2015? A la fecha, es una de las películas más reconocidas que ha producido Disney. Se trata de una representación animada de nuestras emociones y cómo las manejamos: si aún no la has visto, es un buen plan para relajarte aprendiendo algo nuevo, si ya la viste ¿Qué tal te pareció? ¡comparte en los comentarios!

Inteligencia Social

Disney nos muestra, a través de esta película, el como todas nuestras conductas giran en torno a las emociones. Las emociones se forman desde nuestras memorias y perfilan ciertas conductas, valores y actitudes.

Por esto, el autoconocimiento o redescubrimiento de nuestras necesidades es muy importante para nuestro desarrollo, para ello vamos a iniciar preguntándonos: ¿Qué es lo que yo valoro? ¿Qué es lo que tú valoras? y vamos a desmenuzar 6 puntos que pueden ayudarte con este proceso:

  1. Recuerda: La memoria puede ser un gran puente hacia el futuro, no sólo hacia el pasado: así como la memoria está constituida por las huellas que ha dejado en nosotros y lo que hemos vivido, también nos ayuda a imaginar y construir el futuro que estamos buscando.
  2. Prioriza: priorizar emociones y memorias como aspectos de nuestras decisiones y acciones. Nuestra conducta nace de estos factores, así que conócelos, o en su defecto, reconcíliate con ellos si es que has tenido algún roce o alguna fricción previa.
  3. Reconoce: el tercer punto, reconoce los enlaces que hay entre las emociones o los comportamientos que presentas. No es válido decir; «yo soy así», detente y piensa que siempre se puede cambiar para bien.
  4. Esfuérzate: Reconcíliate con los prejuicios inconscientes o puntos ciegos donde caemos en la zona de confort. El proceso de evolución siempre está en construcción, sólo necesitamos esforzarnos.
  5. Explora: Tus historias de vida y tus eventos cruciales para entender quién eres y en quién te estás convirtiendo.
  6. Identifica: identifica tus principales valores y motores aprendiendo de tu propia historia de vida. La memoria preserva el pasado, le da lógica y luz al presente y también mueve el posible futuro.

Lo que mueve el corazón de las personas en todos los casos,  es lo desconocido».

Kenya Hara

Nuestra mente registra mucha información en forma de imágenes. Si tienes una foto tuya de pequeño, ¿Qué le dirías hoy?, reflexiona en ti y en el pasado, para conectar con tu presente y encontrar ciertas respuestas. Este ejercicio es enfrentarte a tu verdad: puede que no sea cómodo y requiere de valentía, ya que mirar hacia la infancia no siempre es grato para todos, pero es muy necesario para encontrar respuestas a mucho de lo que necesitaremos desarrollar hoy.

Brené Brown ha pasado las últimas dos décadas estudiando el coraje, la vulnerabilidad, la vergüenza y la empatía, todos aspectos de la Inteligencia Social, y es autora de cinco «Best Sellers» según el New York Times. Es profesora de investigación en la Universidad de Houston y además speaker en las charlas TED «The Power of Vulnerability«, la cual es una de las 5 charlas TED más vistas alrededor del mundo con más de 50 millones de vistas, además de ser la primera investigadora en tener una conferencia filmada en Netflix.

La vulnerabilidad es nuestra mejor medida de coraje

Brené Brown

Cuando uno se encuentra en una posición de liderazgo, uno piensa que siempre ha de tener la razón o las respuestas a todo. El decir «me equivoqué, no tengo el dato» o «no lo sé, pero lo investigaré», y aceptar que nos equivocamos frente a todos no es nada sencillo, pero es reconocer nuestra vulnerabilidad. En este sentido muchas veces disfrazamos el miedo con muestras de impotencia o arrogancia, cuando no hay necesidad de acentuar ciertas conductas al estar frente a nuestro equipo (aunque en ocasiones es necesario). El siguiente video es un ejemplo de cómo todos, en diferentes situaciones, hemos experimentado miedo o nos sentimos intimidados y como al enfrentarlo nos sentimos más libres.

La pista de baile

Es imposible hablar de inteligencia social sin tener en cuenta las personas que nos rodean y nuestro entorno. Piensa en la última vez que fuiste a una discoteca a bailar: en aquella pista de baile, hubo alguien que te dejó entrar y fungió como autoridad, por ejemplo, en México necesitas mostrar tu INE para que verifiquen que eres mayor de edad y que puedes consumir alcohol.

El liderazgo se asemeja a una pista de baile, porque bailar individualmente se puede y está bien, pero bailar con alguien o en comunidad siempre es más entretenido, se aprenden nuevos pasos o practicas tus coreografías previamente aprendidas.

Incluso en un escenario social donde vas a divertirte también existen roles similares a los de los puestos de trabajo, aparte de códigos o normas a seguir; siempre existe algún tipo de autoridad, sea en un organigrama escrito o no, de manera implícita (estereotipos, sesgos) o explícita (jerarquía, reglas, sistemas), algunos ejemplos que influyen en la autoridad son:

  • Posición: gerencia, supervisor, jefe inmediato o jefa inmediata, experiencia en la materia o en el puesto a desarrollar.
  • Demografía: aunque no siempre se presenta o se le presta atención, influye mucho de donde vienes, no se le trata igual a un africano que a un británico, triste pero muy cierto.
  • Personalidad: hay personas extrovertidas que suelen manejar la comunicación más abierta que otros, las personas introvertidas suelen ser más reservadas y calladas, cada personalidad genera algún tipo de autoridad, pero es más común que se transmita en las personas extrovertidas.
  • Afiliación: normalmente son mentores, personas con las que se tiene más química o confianza.

Amy Edmondson es una académica estadounidense en Harvard que estudia el liderazgo, el trabajo en equipo y el aprendizaje organizacional. Ella invita a ver el equipo como un verbo y no como un sustantivo. Linda Hill, es otra investigadora que habla de la innovación desde el co-diseño y de la «genialidad colectiva» es decir, que el equipo sea un genio en comunidad que se autogestiona y aporta, en lugar de establecer una sola dirección.

Diversidad es el arte de pensar juntos de forma independiente»

Malcolm Forbes

Al final, la inteligencia social se asemeja a una pista de baile donde hay sistemas, códigos, diversidad y ritmos, se baila con diferentes personas muy diferentes a nosotros, enfrentamos a veces la incomodidad de no tener el control o de exponernos a situaciones nuevas, y es ahí donde crecemos.

Un solo ritmo, ¿una sola historia?. Nuestras vidas, nuestras culturas y nuestras memorias, están hechas de muchas historias interrelacionadas. La novelista Chimamanda Adichie comparte en este video cómo encontró su voz cultural auténtica y advierte que si solo escuchamos una historia sobre una persona o un país, corremos el riesgo de caer en la incomprensión y en los juicios preconcebidos.

¿Me oyen, me escuchan, me sienten?

Escuchar es un arte. Escuchar no es esperar para hablar. La ansiedad para hablar es un sentimiento que tenemos que aprender a controlar. Saber escuchar es comprender, callar, entender y conectar con las diferentes visiones o perspectivas de tu equipo. Saber expresar también es un arte. Cuidar el tono, saber mantener la calma, el lenguaje no verbal, el contacto visual, la serenidad, tanto escuchar como saber comunicar, son dos puntos claves para los líderes que ejercen la inteligencia social.

En la siguiente imagen vamos a realizar un ejercicio donde pensarás en personas que te han inspirado a tal grado que sean modelos a seguir, elegirás tu mesa de consejeros o mentores.

Inteligencia Social

¿Ya los tienes? Te comparto los míos; A nivel personal; Jennifer Goldin, es la mujer más paciente y con mejor escucha activa que he conocido hasta ahora en mi vida, trabajé con ella el año pasado y es un ejemplo a nivel personal porque estudió artes y negocios y trabaja como consultora en una de las Consultorías más grandes de la ciudad de New York. A nivel profesional; Raquel Roca , Martha DebayleMaria Brink, aunque cada una desde su género y giro, son mujeres que le supieron sacar partido a sus dificultades convirtiéndolas en guerreras que me inspiran hoy en día en mi trayectoria profesional. Raquel Roca, porque es periodista speaker y nómada digital, Martha Debayle, porque empezó una empresa desde cero cuando se divorció y había renunciado a Televisa y hoy día es una de las mujeres más influyentes de México y Maria Brink porque fue madre a los 14 años, ayudó a su madre a superar la adicción a las drogas y debutó para diferentes bandas de rock hasta que la aceptaron como vocalista en su segunda audición en In This Moment. Como modelos a seguir puedo mencionar a Robert Greene, Ryan Holiday y Maya Vorderstrasse. Puede parecer extraño que cada uno sea de diferente giro, pero son figuras de que alguna u otra manera, influyen en mi vida cotidianamente.

Influencer, pero no de YouTube

La influencia es la capacidad de afectar positivamente, dar forma, transformar las percepciones o comportamientos para bien, ser consciente, persuasivo y recíproco (dar y recibir). La influencia no necesariamente tiene que darse en un puesto de autoridad, puedes influenciar positivamente desde donde estás hoy con tu actitud, tus valores y tu propósito.

En el mundo actual, no se concibe un buen liderazgo si no está unido al concepto de colaboración, construye relaciones exitosas que logren trascender con el tiempo. Recuerda, que lo más importante que hagas hoy, tenga un impacto en el mañana»

Eva Hughes

¿Qué hace un verdadero líder?

  • Revela sus debilidades.
  • Se convierte en un sensor, aprende a escuchar y entiende a los demás.
  • Practica la empatía, se pone en los zapatos de los demás.
  • Te desafía a ser diferente.

Inteligencia Social

También siempre ve más allá, celebra los logros, vislumbra situaciones bajo diferentes perspectivas, planifica y contempla a todos los involucrados, además de darse tiempo para entablar conversaciones de valor.

Conclusiones

Hablar acerca de las «habilidades blandas», realmente es lo más duro que existe, porque es escuchar lo que no nos gusta, desaprender, equivocarse, y sentirse incómodo al enfrentarnos a situaciones nuevas o con personas completamente opuestas a nosotros. Construir nuestro liderazgo es una chamba de todos los días que nunca cesa, no es válido decir; «Yo soy así, así nací». Siempre se puede decidir, apostar por nuestra mejora continua y trabajar en la maleabilidad de nuestro carácter.

Sé realista y pídete lo imposible»

Anónimo

Si quieres saber más del tema, este es el curso que tomé en Crehana de Lucas Chávez Alcorta para compartir esta entrada, ¡Gracias por estar aquí!.

 

 

 

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like