Economía y Finanzas

Inversión

inversión y rentabilidad



Todos hemos escuchado la famosa frase que dice “No ahorres, invierte”, y no es un mal consejo, pero tampoco está muy bien definido que digamos. Por más que lo parezca, no es solo depositar tu dinero, dejarlo ahí y esperar una rentabilidad elevada: con la inversión hay muchos otros factores y puntos importantes que se requieren considerar para elegir la acción adecuada para nuestro dinero, y para muchos puede ser algo sumamente difícil o hasta inalcanzable, pero déjame darte algunas definiciones y consejos para que puedas tener mayor claridad sobre a qué se refiere una inversión.

Como definición, la inversión es destinar recursos (Ya sea dinero, tiempo, capital humano u otro tipo de recurso) a un fin para obtener un rendimiento o beneficio. Este beneficio no es necesariamente monetario al momento, todos hemos realizado una inversión en algún punto, y dependiendo del autor, te podrían dar muchos ejemplos. Hay quieres mencionan que la suscripción del gimnasio, las revisiones médicas constantes y los suplementos alimenticios son una inversión a tu salud, pues estás utilizando tu tiempo, dinero y esfuerzo para mejorar tu cuerpo y mantenerte saludable, mientras que otros lo consideran un gasto preventivo, siendo solo para evitar complicaciones futuras (Personalmente, soy de la primera opinión).

 

Las inversiones pueden ser de muchas maneras y pueden tener muchísimos beneficios, los cuales por lo regular no se tienen en el presente si no que se postergan para obtener una ganancia futura. La inversión es la manera en la que nuestro capital y poder adquisitivo incrementan y nos protegemos de la Inflación, y siempre debe ser un monto de Ahorro específico, así que debe ser dinero que no vayas a usar pronto. Esto es debido a los plazos de inversión.

Ahora, es muy importante no confundir los términos: El Ahorro es una parte de tu capital que se guarda para ser destinada a diversos objetivos, y de acuerdo con este será el tipo de ahorro que tengas. Por otro lado, la inversión se compone de una parte de tus ingresos que se ocupa para hacer crecer tu capital y recibir beneficios posteriores. Si bien un Ahorro puede generar intereses y se puede ahorrar para realizar una inversión en específico, son términos diferentes. Podríamos argumentar burdamente que la inversión es lo que va después de haber ahorrado, aunque no siempre es así, en ocasiones se destina parte de los ingresos al Ahorro y otra parte a la inversión de forma mutua y automática, lo cual es de los mejores movimientos que podrías hacer.

 

Las inversiones según el plazo se dividen en 3 subcategorías, de acuerdo con el tiempo que se va a dejar la inversión. A corto plazo suele ser un tiempo menor a 1 año, mediano plazo por lo regular es de 1 a 3 años, y largo plazo son inversiones de 3 años o más. Aunque hay algunos autores que categorizan el lapso del mediano plazo de 1 a 5 años.

Cuando hablamos de inversiones, usualmente estamos hablando de cuestiones monetarias (particularmente así es en este caso, estás en la sección de Economía y Finanzas), y cada inversión tiene sus propios puntos a considerar, pero los más comunes e importantes son los siguientes:

 

  • Plazo: El tiempo por el cual se estará invirtiendo. Usualmente una inversión implica que ese dinero no puede ser retirado o movido hasta que no se cumpla este plazo, y es muy importante considerarlo dentro de nuestro costo-beneficio, puesto que una inversión de muy largo plazo debería dejar una ganancia jugosa, y de no ser el caso, puede que sea una mala decisión.
  • Riesgo: Se refiere a la probabilidad de que se cumpla la rentabilidad del activo, o en su caso contrario, el impago o incumplimiento de condiciones. En palabras más sencillas es toda posibilidad dentro de un periodo de tiempo que ocasione que el activo no genere rentabilidad, si no una pérdida del capital. Este se suele representar con un porcentaje, y entre mayor sea, también lo será la probabilidad de perdida. La forma más común de calcular el riesgo es a través de históricos de las posibles eventualidades que puedan ocasionar una pérdida.
  • Rentabilidad: Es el beneficio de un activo contra su costo, el cual se representa usualmente en porcentajes. Por ejemplo: Si un activo tuvo un costo de $100, y dio un beneficio de $15 en X cantidad de tiempo, la fórmula para determinar la rentabilidad sería (beneficio/costo)*100, o sea (15/100)*100, dando un resultado de 15. Significa que la rentabilidad de ese activo fue de 15%.



 

Debido a los factores mencionados y a la gran cantidad de instrumentos de inversión y posibilidades que existen hoy en día, puede ser muy difícil encontrar la inversión adecuada para ti. A todos nos gustaría que nuestro dinero de la noche a la mañana se hubiera multiplicado varias veces y poder alcanzar la tan deseada libertad financiera en poco tiempo, pero lamento desilusionarte al decirte que así no es cómo funciona.

Si bien es posible que tu dinero se multiplique dos o tres veces en poco tiempo, eso implicaría que la inversión que hiciste es de alto riesgo, siguiendo una de las reglas más conocidas de las inversiones: A mayor riesgo, mayor rentabilidad. Y no es una regla absoluta, si no una situación deseada.

Cuando se está considerando una posibilidad de inversión, como se mencionaba arriba, se debe considerar el plazo, el riesgo y la rentabilidad. Una inversión muy arriesgada de un plazo muy largo incrementa las posibilidades de perder capital, aunque la rentabilidad parezca ser muy buena, mientras que una inversión con un riesgo muy bajo y de un plazo corto por lo regular implica porcentajes de ganancia bastante bajos.

Esto no significa que una inversión sea mejor que otra, de hecho, encontrar la mejor inversión para ti depende mucho de tu Perfil de Inversionista y de tu Portafolio de Inversión, además de tu aversión a la pérdida, tu paciencia, tu Gestión de Riesgo y tus objetivos a futuro. Por poner un ejemplo: Si estás considerando hacer una inversión en Fondos Indexados para tener un retiro a temprana edad, el plazo es más o menos como de 15 a 20 años, el monto de inversión suele ser periódico, y el riesgo por lo regular es bastante bajo en este activo, pero si estás buscando invertir para tener una fuente de ingresos pasivos, lo que estás buscando son inversiones que generen dividendos cada cierto tiempo. Y si estás buscando que tus ahorros sin enfoque se multipliquen, pero realmente no te afecta tanto perderlos, tal vez estás apuntando por Forex o Criptomonedas, que son los mercados con mayor volatibilidad, pero con un excelente beneficio… cuando los operas bien.

 

Como recomendación personal, lo primero es trabajar en tu mentalidad, tienes que hacerte a la idea de que el dinero que estás invirtiendo lo perdiste para siempre, no porque realmente lo hayas perdido, si no porque esa mentalidad te ayudará a darle un enfoque muy diferente a tus acciones. Si todo el dinero que inviertes está perdido, solamente dispondrás de capital que viene después de tus gastos corrientes, tus ahorros y tus posibles gustos, además de que todo el dinero que llegue después se convierte en ganancia, y si no llega, de todas formas, lo habías dado por perdido; así evitas la frustración por las pérdidas a las que nos enfrentamos todos.

Otro consejo es que siempre busques inversiones que te gusten y te hagan sentir cómodo, obviamente a todos nos parece muy agradable un porcentaje de rentabilidad elevado, pues queremos que nuestro dinero crezca lo antes posible, pero no muchos pueden tolerar la frustración que conlleva esa rentabilidad debido al riesgo que representa la inversión, y esto puede culminar en que la gente se desmotive de realizar acciones que incrementen su capital. De preferencia, analiza primero tus virtudes y áreas de oportunidad, contempla quien eres y cuales son tus objetivos actuales, y con base en eso decide por la mejor opción para ti.

Por último, pero no por eso menos importante, invierte en tu educación y en una estrategia de inversión. Si bien puedes contratar asesores expertos que hagan el trabajo pesado por ti, aprender a invertir y manejar tu propio dinero tiene un beneficio mucho mayor (comenzando porque te quedas con toda la ganancia), y no solo monetario, además es una satisfacción personal y una superación profesional que requiere mucho esfuerzo y dedicación. Nunca pienses que el mejor inversionista es el que nunca pierde: por lo contrario, el mejor es el que a pesar de sus inversiones fallidas, siempre tiene ganancias.

Y como un extra, nunca pienses que para invertir se requieren gigantescas sumas de dinero, hay muchos instrumentos que permiten montos adecuados para cualquier capital, empezando por las Acciones de empresas, Fondos Indexados, e incluso Bonos de la Tesorería (Conocidos como CETES en México). Investiga cualquier opción que te llame la atención para ubicar la más adecuada a tu situación y metas.

 

¿Qué otro término financiero te gustaría conocer? Déjanos tus sugerencias en la sección de comentarios.

 

Enlaces externos:

https://konfio.mx/tips/diccionario-financiero/que-es-una-inversion/

https://www.edufinet.com/inicio/renta-variable/negociacion/que-es-la-inversion-en-factores-tambien-llamada-factor-investing

https://www.expansion.com/economia-para-todos/economia/que-es-la-inversion-y-de-que-depende.html

https://economipedia.com/definiciones/inversion.html



Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like