Emprendimiento

Comunicación asertiva



El tiempo que necesito para preparar un discurso de 10 minutos es de 2 semanas

Woodrow Wilson

Bienvenidos a esta tercera entrada de Liderazgo y Comunicación. En la entrada anterior; Comunicación asertiva en entornos digitales, aprendimos cómo prepararnos para esas juntas de Teams o Zoom y cómo llevar a cabo reuniones exitosas. En este post llamado «Comunicación asertiva» con Claudia Palacios, vamos a aprender cómo capacitarnos para enviar un mensaje conciso, digerible y eficaz.

Aquí aprenderás:

📌 El mensaje ¿Cómo prepararlo?

📌 El mensaje ¿Cómo construirlo?

📌 El mensaje: ¿Cómo divulgarlo?

📌 La voz

📌 Conclusión

 

El mensaje ¿Cómo prepararlo?

Dominar un tema y estar en capacidad de comunicar a otros lo que sabes de ese tema, son dos asuntos bastante distintos. Puedes tener toda la experiencia del mundo, pero si no lo sabes comunicar nadie entenderá lo que quieres compartir y se perderá el propósito de tu mensaje.

Por ello, se debe preparar el mensaje de una manera metódica y debes entrenarte en todos los procesos que conlleva una buena comunicación para que tu mensaje sea claro y no seas interrumpido por los nervios o al final terminar hablando sin un fin en concreto. ¿Te ha pasado?.

Tu mensaje debe contestar las siguientes preguntas para ser asertivo:



Haz un ejercicio práctico donde te haya ido muy mal hablando. Ahora trata de darle estructura con estas 6 preguntas. ¿Hay algo que haya cambiado?.

Piensa en 3 frases que te gusten para iniciar tu mensaje, debes elegir una, pero entre más opciones tengas, será más fácil elegir la que mejor haga sentido con tu discurso, algunos ejemplos de frases introductorias son:

La vida es una aventura, atrévete.

Teresa de Calcuta

Si la oportunidad no llama, construye una puerta.

Milton Berle

Nunca es demasiado tarde para ser lo que podrías haber sido.

George Eliot

Ya que encontraste tus 3 frases introductorias, pasemos a la siguiente fase: tu audiencia.

Escribe varias preguntas para asegurarte de que conoces al público que te va a escuchar:

También estos datos acerca de tu audiencia son de suma importancia para una comunicación asertiva:

Una vez que hayas segmentado a tu público, vuelve a pensar las frases que elegiste: ¿son adecuadas para ellos? ¿necesitas hacer algún tipo de ajuste? ¿ya habías pensado en todas estas variables?.

Ya que pensamos en el mensaje y el público, ahora pensemos en el tiempo de atención. ¿Cómo dividir el mensaje en función del tiempo que tenemos para decirlo? la atención de una persona promedio cada vez es más corta según estudios de Microsoft Canadá. Por lo tanto, tu siguiente paso es ensayar y revisar tus tiempos y si es necesario dividir tu mensaje en diferentes juntas o lapsos, dependiendo del contexto donde vas a compartir tu mensaje. También es parte de nuestro trabajo prever los posibles problemas y preguntar a la audiencia si todo ha quedado claro, sigue los siguientes ejemplos:

 

El mensaje ¿Cómo construirlo?

La adecuada comunicación de un mensaje debe ser breve, recordable y simple. La brevedad y la segmentación de este, no quiere decir que quede inconcluso, para ello se deben responder estas 7 preguntas en tu párrafo inicial.

Para que los mensajes parezcan simples hay que «traducirlos» al lenguaje de la vida cotidiana. Parte de la construcción del mensaje es la recordación y la simpleza de este; tu mensaje debe apelar a las emociones, ¿Cuáles son las emociones a las que podrías apelar para decir tu mensaje de manera asertiva? recuerda pensar en tu público ¿Qué emociones positivas y loables o negativas y censurables vas a emplear en tu mensaje? Un ejemplo es el siguiente discurso:



 

El mensaje: ¿Cómo divulgarlo?

Todo comunica. Desde el maquillaje, vestuario, comunicación no verbal, actitud y desenvolvimiento con el público. Tu look personal debe ser adecuado, nada que llame extremadamente la atención, que distraiga o que riña con tu mensaje. Resalta los aspectos físicos que te hagan sentir seguro o segura y matiza los que no. Como tip adicional; arma de 7 a 10 atuendos completos que te gusten y te hagan sentir cómodo, busca asesorías de estilo con respecto a tu tipo de cuerpo, tal vez no eres presentador de noticias, político, cantante o activista de los derechos de la mujer, pero recuerda esto: «todo comunica», y estamos siendo observados todo el tiempo.

Arma tus looks de trabajo con confianza, tu mensaje no debe estar reñido con tu estilo. Sentirse seguro y hacer match entre el tema de tu mensaje y tu vestuario, ayudará a la divulgación eficaz de tu mensaje.

El look de tu entorno

Cuida que tu entorno sea ordenado, limpio e iluminado. Puedes hacer uso de un aro de luz o una lámpara de escritorio. Arma tu set de comunicación virtual con las herramientas que ya tienes, no necesitas comprar utilería nueva pero si puedes darte ideas en Internet para adecuar tu espacio, estoy segura que tendrás excelentes resultados.

Tu expresión corporal

El 90% de tu comunicación es no verbal, sí ¡el 90%! , es por ello que le debemos poner muchísima atención, no sólo para imponernos en alguna negociación y ganarla o para interpretar a las personas que nos rodean, sino también para comunicar correctamente y lograr nuestros objetivos en todos nuestros discursos.

La voz

Al hablar, expulsamos el aire que respiramos. ¿Sabías que tenemos resonadores en nuestra caja toráxica, nariz, boca y cráneo?. Los resonadores naturales con los que cuenta nuestro cuerpo son extremadamente poderosos si los sabemos usar en el manejo de la voz. No necesitas ser cantante profesional para empezar a aprender del manejo de la voz, pero si quieres comunicarte asertivamente y destacar en habilidades sociales entre la multitud, esto definitivamente te interesa. Toma en cuenta los siguientes tips antes y durante tu discurso:

Activa tu voz ganadora

En esos momentos, nuestro síndrome del impostor te hablará al oído, puedes pensar que lo peor puede ocurrir 630y tal vez llegue a tu mente una distorsión de la realidad que te ponga ansioso. Debes repetirte en múltiples ocasiones que eres capaz de llevar a cabo tu mensaje de manera asertiva, ¿por qué? porque te has preparado lo suficiente, desde el propósito de tu tema, su desglose, las herramientas, tu audiencia, y también que has pensado en las posibles amenazas que pueda tener tu mensaje o propósito.

Es real que las emociones o los nervios pueden estropear la preparación de semanas y semanas de trabajo, pero antes de que eso suceda, medita y activa tu voz ganadora. Mándale mensajes deliberadamente a tu mente de dominio propio: «yo puedo», «estoy lista», «ya está hecho». Haz ejercicios de respiración para estar en conexión con la consciencia y mantener la tranquilidad en cualquier situación.

Conclusión

En la medida que practiques esto en la cotidianidad será algo que fluirá naturalmente, en tu sentido común y en tu pensamiento lógico. Tu comunicación será mas fluida y asertiva y raramente te sentirás nervioso o derrotado incluso antes de iniciar una negociación. Felicidades por haber llegado hasta aquí.

Si quieres saber más de comunicación asertiva, este es el curso que tomé en Crehana con Claudia Palacios.

 



Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like