Economía y Finanzas

Gastos Hormiga

Hormigas llevando monedas a un frasco. Alegoría a los Gastos Hormiga



Seguramente has escuchado la mención de los gastos hormiga en más de una ocasión, pues es de los términos más comunes para hacer referencia a los gastos innecesarios y pequeños que no nos damos cuenta qué se están comiendo nuestro dinero.

A todos nos suele pasar, a algunos más que otros, pero siempre tenemos esos pequeños gustos y pagos prácticamente diarios que, una vez sumas todo lo que gastas a la semana, al mes y al año en ellos, resultan ser fugas de dinero bastante graves. Estos abarcan desde comprar un café todas las mañanas, una botella de agua cada que vas al gimnasio, la cajetilla de cigarros y las cervezas durante el fin de semana, las suscripciones que no se usan, propinas constantes, intereses por pago tardío recurrentes, comisiones de cualquier tipo (Como la comisión por depósito a cuenta de banco que se aplica en algunas tiendas de conveniencia, al menos para el caso de México), comprar lapiceros de colores cada que vas a un supermercado, comprar ropa todos los meses y muchísimos otros ejemplos.

 

De acuerdo con la revista Proteja su Dinero de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), podemos definir los gastos hormiga como gastos muy pequeños e innecesarios, que pasan casi desapercibidos, como las hormigas, y que acumulados se vuelven una cantidad importante.

Ahora, antes de continuar con esta publicación como tal, quisiera hacer una ligera aclaración: El artículo de la CONDUSEF que se cita arriba también señala que existe otro término conocido como “Gastos Vampiro”. Este fue creado, según menciona el artículo, por Daniel Urías de Cooltura Financiera, y los diferencia por cantidad y recurrencia.

Más específicamente, define los gastos hormiga como gastos espontáneos que no sobrepasan el precio de un café o de una botella de agua, pero los gastos vampiro son cantidades mayores y que usualmente ya tienes acoplado a tu rutina diaria o gastos mensuales que no se aprovechan completamente.

 

La realidad es que no importa como los llames, estos gastos son bastante peligrosos y de acuerdo con el autor del segundo término son prácticamente lo mismo. “Primos hermanos” como él lo dice en el video debajo.



Continuemos.

 

¿Por qué se menciona que son gastos peligrosos? El problema de estos gastos es que suelen pasar completamente desapercibidos o no se les da importancia, y es por eso qué terminan drenando parcial o totalmente nuestras carteras, puesto que esos gastos, una vez acumulados, suman cantidades grandes.

Todos tenemos o hemos tenido gastos hormiga debido a nuestros hábitos y descuidos financieros, y deshacerse de estos puede ser complicado, pero no imposible.

Antes de todo, hay que comprender que existen gastos necesarios y gastos innecesarios en nuestra vida. Los gastos necesarios son todos aquellos de los que depende tu sobrevivencia, como los servicios básicos del hogar, la despensa, el plan de tu celular, tus seguros, etc. Y los gastos innecesarios son todos aquellos que, si removieras de tu vida cotidiana, no causarían un impacto real, como lo que podrían ser las salidas en fin de semana, el café de las mañanas, ropa nueva, otro celular, entre otros varios.

Hay algunas excepciones que pueden causar que los gastos caigan en una u otra categoría, por ejemplo: si te compras otro celular solo por tener uno de nueva generación cuando el actual funciona perfectamente para su uso y entretenimiento, en definitiva, fue un gasto innecesario. Al contrario, si se descompuso y tienes que reemplazarlo porque quedó irreparable, se trata de una necesidad, siempre y cuando no hayas decidido comprar un celular de última generación con funciones que no vas a usar, no requieres y tampoco puedes costear completamente, en cuyo caso, aparte de ser un gasto innecesario fue una terrible decisión financiera.

 

Con todo esto dicho, debes saber que los gastos hormiga podrían estar disfrazados de gastos necesarios o ser un daño colateral de estos mismos, como lo menciona Daniel Urías en su definición de gastos vampiro. Como por ejemplo, si tu plan de celular cuesta alrededor de $800 pesos al mes por darte 50 GB de navegación, pero nunca has gastado más de los 25 GB, estás pagando algo que realmente no se está utilizando. Así también con tu paquete de internet, cable y teléfono, si solo ocupas servicios de streaming para tu entretenimiento y no frecuentas los canales de televisión por cable, está consumiendo dinero en algo que no ocupas. Estos ejemplos pueden aplicar en muchas cosas más, como los intereses por pago tardío (Por más pequeños que parezcan, es dinero que nunca tuviste que pagar y pasó desapercibido de tus finanzas).



 

Ya con estas definiciones claras y ejemplos concretos, ¿Cómo nos deshacemos de los gastos hormiga?

Sofía Macías, autora de “Pequeño Cerdo Capitalista” recomienda en su libro agenda de 2021 una técnica (bastante eficaz, por experiencia propia) para mejorar tus finanzas, reducir tus gastos innecesarios y deshacerte de los gastos hormiga.

 

Primero, durante un mes entero vas a anotar todos y cada uno de los gastos que hagas (ella recomienda una semana, pero un mes es más eficaz para tener un periodo de evaluación mayor), sin excepciones: así sea comprar un dulce de $3 pesos o una propina minúscula al repartidor de pizza, vas a anotar todos tus gastos, con fecha, nombre y cantidad. Como recomendación personal y para que no te sea tan pesado, anota solo los gastos que hagas en efectivo, puesto que los pagos hechos con tus tarjetas quedarán registrados en tus estados de cuenta y solo tendrás que descargarlos para tenerlos a la mano.

Al final de ese mes, vas a definir cuales fueron los gastos necesarios y cuales los innecesarios, y luego harás el cálculo de los más altos y los más recurrentes a 12 meses para verificar el impacto financiero que representa cada uno, y así podrás encontrar más fácilmente los gastos hormiga al ver la cantidad de dinero que se fuga desapercibidamente.

Por ponerte un ejemplo de este cálculo, supongamos que diariamente compras un café de $28 pesos todas las mañanas, lo que lo vuelve un gasto pequeño, en teoría, pero recurrente. Ese monto diario significa que en el mes gastaste $840 pesos, lo cual para muchos podría ser una cantidad relativamente baja todavía, pero si repites ese comportamiento mensual por un año, habrás gastado $10080 pesos solo en el café de las mañanas.

De esta forma también podrás encontrar fugas de dinero dentro de los gastos necesarios como lo mencionaba anteriormente, tal vez estás pagando servicios o paquetes que realmente no se usan en su totalidad y puedes reducirlos con tu proveedor de servicios para bajar el impacto financiero de estos.



Algo muy importante de este ejercicio es ser realmente honesto contigo mismo, que suele ser la parte más complicada. Yo entiendo que muchos necesitamos café para comenzar nuestro día, pero comprar uno todas las mañanas es contraproducente para terminar el mes en números negros, y si abandonar el hábito tampoco es una opción lo mejor que puedes hacer es comprar un termo y preparar tu propio café. Ese café en las mañanas no es un gasto necesario, puesto que no lo requieres para tu sobrevivencia, solamente se te ha hecho costumbre comenzar tus mañanas con cafeína en tu sistema.

Pasa lo mismo al comprar una chamarra nueva que solo adquieres porque las demás ya las usaste mucho (Pero siguen en buen estado), los servicios de streaming o las suscripciones de entretenimiento argumentando que todos necesitamos una distracción o cualquier otro que te cueste soltar pero que realmente no necesitas. Si puedes seguir viviendo funcionalmente sin ese gasto, significa que es innecesario y posiblemente un gasto hormiga.

La mejor manera de deshacerse de los gastos hormiga después de haberlos detectado es cambiar los hábitos que los ocasionan, tal como el ejemplo del café que te puse arriba. Si dejar el café en las mañanas no es una opción, se tiene que alterar ese hábito a algo más saludable financieramente hablando, como comprar un termo decente y duradero y preparar tu propio café en las mañanas, y así estarás combatiendo la fuga que había pasado desapercibida. Y de esta manera, verás que al final del mes tendrás una cantidad de dinero con la que no contabas y que puedes utilizar para El Ahorro de diversos objetivos, como tu Fondo de Emergencia.

 

¿Cómo te deshaces de los gastos hormiga? Déjalo en los comentarios.



Economista e inversionista. Lleno de sarcasmo, humor negro y una gran capacidad para exprimir potencial de las piedras.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

You may also like