Economía y Finanzas

¿Qué es un NFT?

Tokens no fungibles



Las redes Blockchain han traído muchísimas cosas a nuestra sociedad, desde incertidumbre, fraudes y polémica hasta otras formas de generar dinero, no solo comerciándolas si no enseñando como hacerlo, y entre todas las aplicaciones y utilidades que tienen los novedosos sistemas de bloques, se encuentran los llamados NFT («Non-Fungible Tokens» o «Tokens no-fungibles» en español), de los cuales todos hemos visto al menos uno en alguna red social o anunciado de forma esporádica en nuestras noticias, y aunque es sumamente normal que sean representados como imágenes, obras de arte o fotografías, van mucho más allá de ello.

 

Para que no queden dudas, de acuerdo con la Real Academia Española, “Fungible” quiere decir que se desgasta con el uso, un “Bien Fungible” es uno del que no se puede hacer uso sin desgastarlo, y que se puede reemplazar por uno de igual valor o calidad. Y por último un “Bien no Fungible” es aquel que no puede ser reemplazado.

Esta última definición es la naturaleza base de los NFT: consisten en crear un archivo digital único a través de un código irrepetible almacenado en la red Blockchain, y así también se puede llevar registro de sus transacciones y propiedad.

Los NFT existen desde el 2014, pero empezaron a ganar popularidad gracias a la pandemia provocada por el Covid-19, así como todo tipo de inversiones. Por lo regular, se utilizan más para dibujos digitales, fotografías, audios y videos, aunque recientemente empezaron a ganar terreno en el mundo de los videojuegos con algunos proyectos de criptomonedas que ofrecen un juego de tipo RPG con tokens no fungibles como accesorios para tu personaje.

Para entenderlos un poco mejor, pongamos el ejemplo de una obra sumamente famosa: el David de Miguel Ángel. Podrá ser fotografiado, replicado, esculpido y duplicado más de una vez, pero solo existe UN David hecho por el artista original; esto vuelve la obra única e irrepetible. Y es lo que los vuelve tan valiosos.

Un caso muy conocido es el de la obra Everydays: The First 5000 Days de Mike Winklemann, un artista digital que trabaja bajo el seudónimo de “Beeple”, quien diariamente hizo por casi 13 años una imagen en 3D de diversos temas polémicos con un humor bastante ácido, como Tom Hanks golpeando al coronavirus que parecía tener forma humana o un Donald Trump gigante inyectándose desinfectante ambiental. Luego compiló todas sus obras en una misma imagen y la subastó como un NFT en la antigua casa de subastas Christie’s por un total de 69,3 millones de dólares. Esto convirtió la obra de Winklemann en el NFT más caro del mundo y lo posicionó como la tercera obra de arte más cara del mundo realizada por un artista vivo, según un artículo de Ámbito.com.

 

NFT

Algunas de las obras de Beeple



 

A primera instancia esto puede parecer toda una locura, puesto que parecen no tener una utilidad real, y cualquiera diría que la gente está comprando basura digital, ya que todos pueden tener acceso a las imágenes y el precio que se paga por ello es inaudito, pero es, hasta cierto punto, justificable.

Si bien la mayoría de los tokens no fungibles no tienen mayor valor que el coleccionista, siendo este su mayor mercado y lo que ha catapultado a la fama a varios artistas como Mike Winklemann, el sistema de los NFT tiene muchísimas aplicaciones, y no solo en el mundo de los videojuegos, como ya se mencionó, pues lo que se vende no es el archivo digital como tal, si no el título de propiedad del NFT, lo que te vuelve el dueño legítimo de este. Es algo que la empresa Propy, de bienes raíces, supo aprovechar de maravilla, al vender la primera propiedad del mundo a través de NFT el pasado junio del 2021, según un artículo de Forbes.

Esto significa que estos tokens no se limitan solo al arte, los Smart Contracts en los que se crean pueden tener diversas configuraciones, como un “seguro” que, al momento de la compra, bloquea la transacción completa a menos que se cumplan ciertas condiciones, lo que implica que pueden tener conjuntos reglamentarios similares a los de un contrato legal de validez oficial.

Como se mencionó anteriormente, los tokens no fungibles también se manejan por redes Blockchain, esto significa que tienen una red nativa y se comercializan con la criptomoneda de esta misma, como los tokens de cualquier proyecto. De hecho, los inversionistas que operan NFT manejan un sistema similar al Holding para invertir en los tokens no fungibles. Y así como las criptomonedas, los NFT manejan sus propios Exchange, que funcionan como casas de subasta donde puedes comprar, vender, crear y almacenar todas las obras, algunas de las más famosas y conocidas son OpenSea o Nifty Gateway, siendo esta última propiedad del Exchange Gemini, creado por los hermanos Winklevoss, que después de la demanda contra Facebook, incursionaron en el mundo de las criptomonedas y se han convertido en magnates del Blockchain.



Aunque no todo es dinero, arte y éxito para estos métodos digitales de colección y monetización: aparte de que hay muchos cuestionándose su utilidad y valor real, también existen muchísimas críticas contra los videojuegos que intentan adentrarse en ese universo, bajo el concepto de que un excelente juego Free-to-play se convertiría en lo que se conoce por los fanáticos en un Pay-to-playPay-to-win («Paga para jugar» o «Paga para ganar»), puesto que los mejores aditamentos, como armas, armaduras, bonificaciones o cualquier otro que incremente tu desempeño en el videojuego estaría en formato NFT listo para ser comprado con criptomonedas por cualquier persona, lo que reduciría drásticamente el desafío para muchos jugadores que no cuentan con los recursos o simplemente planeaban pasar un buen rato con un juego competitivo.

 

Esta situación le ocurrió al famoso juego Worms, que estaba planeando NFT de edición limitada para su nueva versión, pero la gran presión que hubo con sus socios y con la comunidad ocasionó que el juego durara apenas dos días

Otro caso es el del juego S.T.A.L.K.E.R. 2, que, a pesar de no ser un juego basado en Blockchain, estuvo considerando incursionar en el mundo de los NFT, pero la gran mayoría de su comunidad estuvo en contra de este movimiento. Al final decidieron dar marcha atrás con el proyecto de los NFT y centrarse en lo que su comunidad deseaba para el juego.

Comunicado oficial desde su página de Twitter



 

Otra de las más grandes y conocidas quejas contra de los NFT es el impacto ambiental. De acuerdo con un artículo de Ethic.es, la Universidad Técnica de Munich (TUM) y del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) realizaron una investigación para medir la huella de carbono ocasionada por la minería y uso de BTC; dicho estudio arrojó que estas operaciones consumen energía equivalente a la ciudad de Las Vegas, generando alrededor de 23 megatoneladas de CO2 anualmente. Y esto es solo por el uso de Bitcoin.

Las redes Blockchain tienen un impacto similar, y por ende los NFT no están exentos de esta etiqueta de villanos ecológicos, pues sus transacciones requieren recursos computacionales y energía, que es la causante de su huella de carbono en el medio ambiente. Se estima que el vender una colección de 100 obras de NFT tiene un impacto de 100 toneladas de CO2 para el medio ambiente.

Actualmente se buscan alternativas mucho más ecológicas, y el impacto varía entre las redes y el proyecto. Se está buscando principalmente hacer cambios de los protocolos Proof-of-work, que es con los que operan los algoritmos de los mineros de criptomonedas, a unos más amigables con el medio ambiente, como los Proof-of-Stake, que es en el que se basa el Staking. Y en el caso de los NFT, incluso hay un colectivo de artistas digitales, en el cual está incluido Memo Akten, fundador del sitio CryptoArt.wtf, crearon su propia Guía para tener criptoarte amigable con el ambiente en GitHub.

 

Si bien las redes Blockchain, las criptomonedas y los NFT tienen una mala reputación por diversos factores, al ser un mercado emergente cada día se estará buscando su estabilidad, tanto dentro de las finanzas como en el medio ambiente y la sociedad, y aunque para muchos podría parecer como una Burbuja Financiera más debido a que compras algo por cientos de millones que cualquiera puede conseguir gratis, las posibilidades actuales que presentan los NFT están lejos de ser su potencial límite.

 

¿Te gustaría aprender a invertir en NFT o crees que desaparecerán pronto? Déjanos tu opinión en la sección de comentarios

 

Enlaces externos:

https://www.iprofesional.com/tecnologia/354197-nft-que-es-para-que-sirve-y-que-debes-saber-si-queres-invertir

https://www.xataka.com/criptomonedas/que-nft-activos-digitales-que-estan-transformando-coleccionismo-arte-bienes-tangibles-e-intangibles

https://www.xataka.com/basics/que-nft-como-funcionan

https://eloutput.com/noticias/videojuegos/proyectos-nft-videojuegos-cancelados/

https://www.independentespanol.com/noticias/mundo/nft-que-son-precio-ambiente-b1981644.html



Economista e inversionista. Lleno de sarcasmo, humor negro y una gran capacidad para exprimir potencial de las piedras.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

You may also like